Diomedes Díaz, el fenómeno cultural que extiende su imagen desde una silla

“No hay explicación alguna para entender el fenómeno cultural o natural suscitado después de la muerte de Diomedes Díaz”, así lo indica el investigador y catedrático, Tomás Darío Gutiérrez Hinojosa.

El artista nacido en La Junta, jurisdicción de San Juan del Cesar, La Guajira, falleció el 22 de diciembre de 2013, pero cuatro años después sigue siendo una celebridad no solamente con su música, sino que su imagen se vende como en sus mejores épocas, cuando triunfaba, por ejemplo, con el acordeonero ‘Juancho’ Rois.

Gutiérrez Hinojosa dice tajantemente: “No me pida explicación porque no la tengo, son cosas raras porque la figura que más ha logrado calar en el espíritu de la gente y el querer mismo, es Diomedes Díaz”.

Sentencia desde su análisis y experiencia que el cantautor se convirtió en un ícono para la música vallenata, “porque fue grandioso, extraordinario y fuera de serie, porque Diomedes después de tantos problemas y de una enfermedad tan severa, hizo un último trabajo discográfico en donde le dio cátedra a todos”.

Tomás Darío se refiere al síndrome de Guillain-Barré, una afección rara en la que el sistema inmunitario del paciente ataca los nervios periféricos, así Diomedes quedó en una silla de ruedas por varios años.

Incluso, de esa manera estuvo recluido en la Cárcel Judicial de Valledupar, cuando pagaba una condena por la muerte de Doris Adriana Niño.

“Diomedes fue fuera de serie, eso lo lleva la gente en el corazón y como a manera de agradecerle, se han volcado sobre su memoria y todo el mundo ha tomado esa figura escultórica que hay en la glorieta Los Juglares, con su imagen, y yo no lo puedo creer porque salgo a las 7:00 de la mañana a la Alcaldía y ya hay gente haciendo colas para tomarse una foto”, puntualizó el también compositor.

Tomás Darío Gutiérrez relaciona lo que actualmente pasa con la Silla del Cacique, como se le conoce a la figura inaugurada por la Alcaldía de Valledupar en mayo de este año, con el Manneken Pis, una estatuilla de unos 50 centímetros que representa a un niño desnudo orinando en la pila de una fuente. Ese Manneken Pis fue creado en 1388 y es uno de los símbolos más representativos de Bruselas. Se encuentra ubicada en la parte antigua de la capital belga, entre las calles L’Etuve y Chene, junto la Grand Place.

“Nadie llega a Bélgica y no se toma una foto con ese niño, que es el origen de un mito. Eso está pasando con Diomedes y crecerá más porque con el tiempo esto sucede con las figuras”, aseveró Tomás Darío Gutiérrez.

La silla y su fenómeno

La silla del Cacique nació como un nuevo atractivo turístico para Valledupar, pero también como homenaje a Diomedes Díaz. El 26 de mayo fue develada en la glorieta Los Juglares, en inmediaciones del balneario Hurtado, cerca del río Guatapurí.

Desde su puesta en marcha, las reacciones fueron encontradas y sus seguidores, así como apoyaron, criticaron la obra hecha por los artistas Jhon Peñaloza y Misael Martínez, en bronce metalizado a escala humana.

La escultura incluye una banca en estructura metálica, con listones de madera en donde está sentada la imagen. Desde ese mismo día, todos quieren fotografiarse con el intérprete guajiro.
En las redes sociales abundan las imágenes de niños, jóvenes, adultos, cantantes, figuras de la televisión y lo más curioso, mujeres que se roban la atención por sus poses a la hora de ser retratadas: unas besándolo, otras dejándose tocar las partes íntimas y las más tradicionales, amamantando supuestamente a Diomedes.

Jhon Peñaloza explicó que con la desaparición física de Diomedes se buscaba un elemento que representara su figura.

“Auditivamente estará por siempre, esta figura era para que la gente interactuara con ella y es lo que ha sucedido. Con lo que no contábamos era que el éxito no era tan grande, lo considerábamos en menor cantidad, pero la trascendencia es casi mundial porque la foto es obligatoria para quienes vienen a Valledupar”, señaló Peñaloza.

Con este nuevo monumento que se une al banco de atractivos turísticos de la capital del Cesar, la administración municipal a través de la Oficina de Cultura, liderada hoy por Tomás Darío Gutiérrez, invirtió $40 millones.

“Hemos recibido críticas de los colegas nuestros, son conceptos que maneja la gente, pero no nos interesa entrar en discusiones porque el objetivo que teníamos planteado se cumplió al ciento por ciento y mucho más allá de lo que teníamos”, agregó Jhon Peñaloza.

Peñaloza y Misael Martínez tienen otra escultura, de siete metros de altura, pero esa quedaría instalada en La Junta, gracias a una negociación con la Alcaldía de San Juan del Cesar.

La obra dorada, hecha de resina epóxica, pesa dos toneladas. Tiene características que identificaban a Diomedes como es el diamante en el diente, su fajón de cuero, su pantalón, botas de tacón cubano, de cuero de cocodrilo, que usó en sus últimas presentaciones y una pose ‘acacicada’.

Por ahora ‘El Cacique’ seguirá extendiendo su imagen por el mundo, su música está tan vigente en la radio como en el internet, factores que inciden para mantener vivo al autor de 183 canciones registradas en la Sociedad de Autores y Compositores, Sayco, y más de 1.000 grabadas a lo largo de su carrera.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.